martes, 9 de julio de 2013

Publicada la norma ISO de Huella de Carbono de productos: ISO 14067

La nueva norma ISO / TS 14067:2013 especifica los principios, requisitos y directrices para la cuantificación y comunicación de la huella de carbono de un producto (CVP) en base a las normas internacionales de evaluación del ciclo de vida (ISO 14040 e ISO 14044) para la cuantificación, etiquetas ambientales y declaraciones (ISO 14020, ISO 14024 e ISO 14025) para la comunicación. La nueva norma también permite la cuantificación y comunicación de la huella de carbono parcial de un producto.
La norma, que usa como referencia la PAS 2050, de BSI, tiene como principal diferencia la inclusión de requisitos para la comunicación. En este sentido se proporcionan los procedimientos para garantizar tanto la transparencia como credibilidad.


Ver Borrador ISO 14067

Ver PAS 2050

Ver Guía PAS 2050

Ver Metodologías de cálculo de GEI

Ver Cómo convertir la Huella de Carbono en un activo de mercado



Pero la nueva ISO 14067 está basada también y es compatible con otras normas ISO que analizan el ciclo de vida de los productos (CVP) como la ISO 14025 “Etiquetas y declaraciones ambientales” y la ISO 14044 “Evaluación del ciclo de vida”.

Está claro el interés por realizar estas mediciones y es por ello que existen  diversos estándares para calcular la huella de carbono, pero el reto es sentar una única metodología que permita a las organizaciones hablar en un mismo idioma y poder realizar una comparativa entre organizaciones, productos y servicios.

Por ello, la International Standard Organization está trabajando en la norma de reciente publicación ISO 14067 “Huella de carbono de productos. Requisitos y directrices para la cuantificación y la comunicación”

El objetivo de esta norma es sentar los principios y requisitos para hacer más transparente y comparable el cálculo y comunicación de las emisiones de CO2 a lo largo del ciclo de vida de los productos y servicios, es decir, desde que se producen hasta que se eliminan.

Aparte del análisis de ciclo de vida, esta nueva norma  también trata los GEI, ya que contiene requisitos que establecen los límites  para  evaluar las emisiones de estos gases, su transporte, almacenamiento, etc.

Normas ISO aplicables a la medición de GEI

La ISO ha aprobado, además normas sobre diversas materias relacionadas con el cambio climático, y tiene otras en desarrollo, por ejemplo sobre:
  • ISO 14064: Especificaciones para cuantificar, monitorear e informar sobre emisiones de gases de efecto invernadero (y su remoción) (Partes 1 y 2); y especificaciones para validar o verificar las afirmaciones sobre tales temas;
  • ISO 14065: Requerimientos y principios para órganos acreditados para la validación y verificación de gases de efecto invernadero;
  • ISO 14066 (en desarrollo): Una norma que especificará los requisitos de competencias para equipos de validación y verificación de gases de efecto invernadero, incluyendo guías para su evaluación;
  • ISO 14067 (en desarrollo): Norma sobre el cálculo de la huella de carbono en producto, y su comunicación incluyendo el etiquetado;
  • ISO 14069 (en desarrollo): Un documento guía para la cuantificación e informe de emisiones de gases de efecto invernadero para organizaciones.


Compatibilidad entre metodologías

El desarrollo de normas ISO, por su alto grado de aceptación internacional, permite la compatibilización entre diversos sistemas de medición de huella de carbono. En la actualidad las metodologías más utilizadas para la medición de huella de carbono en producto son la PAS 2050 desarrollada por Carbon Trust (Reino Unido) la cual tiene un enfoque de ciclo de vida de las emisiones procedentes de las actividades relativas tanto a la producción de bienes como de servicios; y el GHG Protocol desarrollado por el World Business Council for Sustainable Development (WBCSD) y el World Resources Institute (WRI) en conjunto con empresas y ONGs.



Sistema Nacional de huella de carbono
La puesta en marcha este año del sistema nacional de huella de carbono estimulará a las empresas para que tomen medidas que reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero. Se trata de una línea de trabajo que constará de tres registros voluntarios. 
El primero de ellos estará dirigido a las empresas españolas que quieran calcular su huella de carbono y que la quieran registrar oficialmente. A partir de ahí, esas empresas tendrán un sello nacional con el objetivo de acreditarlo. 
Asimismo, se creará un segundo registro para todas las empresas e instituciones que cuenten con proyectos forestales o de selvicultura en España. El tercer registro servirá para conectar a las empresas que quieren compensar su huella de carbono con las que tienen los proyectos en nuestro país, de manera que la compensación se haga en España, a través de sumideros forestales.
En este sentido, el objetivo final del proyecto es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, estimular a las empresas a que calculen su huella de carbono y establezcan planes para su reducción o compensación, y promover sistemas de eficiencia energética.
Además, incentivará la realización de proyectos de absorción de carbono en territorio nacional y permitirá la compensación de emisiones utilizando las absorciones de carbono logradas en España
Mediante esta iniciativa del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que supondrá también un reconocimiento a las empresas por su esfuerzo en la reducción de emisiones, éstas podrán mejorar su competitividad reduciendo su consumo energético y reforzando su imagen de empresa por su comportamiento ambiental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada